Vampire 69 Blog

Camuflaje de algunos animales


El aspecto pétreo del tiburónalfombra

El tiburón alfombra manchado tiene la apariencia de una roca submarina, bajo la cual algunos peces tratan de cobijarse. Este tiburón australiano tiene en los labios y en la cabeza unos flecos carnosos parecidos a frondas de algas que flotan en la corriente. Su piel, con manchas que le dan aspecto de roca, está llena de algas incrustadas que completan el disfraz.


Este tiburón permanece inmóvil, posándose horizontalmente en el fondo del mar; de allí su nombre. Cuando algún animal pasa cerca de su boca festoneada, el tiburón abre de pronto sus enormes mandíbulas y lo absorbe.

La chinche asesina atrae con un cadáver

Las ninfas de la chinche asesina hacen un uso macabro de los esqueletos vacios de sus víctimas: los emplean para atraer nuevas presas. Una de las 2,500 especies de chinche asesina es la Salyavata variegata, de Costa Rica, que se aproxima a un montículo de termitas sujetando el esqueleto seco de otra termita.


Las termitas obreras que salen solo ven los restos de una congénere. Como instintivamente tienen que deshacerse del cuerpo, se dirigen hacia el cadáver. Entonces la chinche asesina pica a la obrera, inyectándole saliva paralizante para descomponer los tejidos corporales, y así poder ingerirla más fácilmente.

La aguililla aura se disfraza para engañar a sus presas

Para aproximarse a su presa, la aguililla aura se disfraza con otras plumas. Simula ser un zopilote común, un ave carroñera. La aguililla aura, de América tropical, posee un plumaje gris con rayas pálidas en la cola y bajo las alas. En la parte interior de las plumas primarias tiene unas marcas claras parecidas a las manchas plateadas de las alas del zopilote, cuyo balanceo imita al volar.


Los zopilotes comen sólo carne muerta, de modo que los pequeños mamíferos y anfibios de que se alimenta la aguililla, como ratones, ranas y lagartijas, la ignoran a pesar de poseer una vista muy desarrollada que les permite distinguir a los depredadores a distancia.

El colorido disfraz de la araña cangrejo

Las arañas cangrejo atrapan desprevenidas a sus presas variando su color de acuerdo al de su escondite, usualmente una flor. Controlando la cantidad de pigmento líquido que bombea el intestino hacia la piel, estas arañas pueden, por ejemplo, volverse amarillas cuando descansan en una margarita, o rosadas si están en una orquídea.


La araña cangrejo espera al acecho, con los dos pares anteriores de patas, armados con pelos erizados, extendidos. Cuando una abeja o mariposa se acerca a la flor, la araña salta sobre ella y la estrecha en un abrazo mortal. Le inyecta un veneno poderoso que afecta el sistema nervioso, para impedirle que se resista y atraiga la atención de los pájaros.

La serpiente, oculta, miente para tender su emboscada

Los colmillos de la serpiente cornuda de Gabón a veces miden más de 5 cm. Anidada entre las hojas muertas del suelo del bosque, la serpiente casi desaparece, ya que su forma, rota por marcas negras, cafés y grises, se funde con el entorno. Como un segundo sentido del tacto, unas manchas triangulares negras en su cuerpo desvían la atención de la cabeza y los ojos, enmascarando sus mortales intenciones.


Como todas las víboras, confía en las trampas para matar. Su veneno letal puede inmovilizar presas como mamíferos de tamaño medio y aves. La serpiente de Gabón ataca rápidamente y necesita sus largos y afilados colmillos para atravesar piel y plumas.

Asesino en la hierba

El tigre acecha en medio de pastos altos, camuflado por sus rayas de color naranja, marfil, café y oro que ayudan a disimular el contorno de su cuerpo. Grandes zonas de los bosques de la India, donde vive el tigre, están cubiertas de altos pastos secos, de modo que el pelaje listado se confunde con el paisaje, imitando la luz veteada de la selva.


Para cazar, el tigre debe encontrarse a menos de 18 m de su presa, ya que, a más distancia, no tiene probabilidades de superar en carrera a su víctima. Avanzafurtivamente hacia su presa, en general un mamífero ungulado como un ciervo sambar, un chital o un jabalí, y en el último instante posible, sale de su escondite y alcanza su blanco en unos pocos saltos.

Maestra del disfraz

Puede resultar difícil distinguir una mantis, porque es una experta en el arte del disfraz e imita perfectamente la forma exacta de una hoja o el color de un pétalo. La mantis se camufla para ocultarse de depredadores –como pájaros y lagartos- y para atrapar insectos que se posan desprevenidos sobre ella creyéndola una flor o una hoja.


Sus disfraces son de lo más diverso –ya que difieren en color, forma y textura-, pero todos están perfectamente conseguidos. Por ejemplo,la mantis de las orquídeas tiene en las patas y el cuerpo unos rebordes que abordan el color y la textura exactos de una orquídea.


Para completar el disfraz, hasta puede balancearse suavemente a ambos lados, imitando el movimiento de un pétalo bajo una ligera brisa. Una vez que se acerca su presa, la “flor” cobra vida de golpe y la mantis atrapa a la víctima con sus patas anteriores, provistas de pequeños ganchos.
(Visited 47 times, 1 visits today)