Vampire 69 Blog

Château d’If


Hasta el siglo XVI, la Isla de If fue salvaje, y un refugio ocasional para los pescadores. Fue Francisco I, en una ocasión que visitó Marsella en 1516, quien, en vista de la importancia estratégica de la isla, ordenó que se levantara allí una fortaleza. Muy pronto la fortaleza cambió de función y se convirtió en prisión: los presos más recalcitrantes, la canalla y también personas de gran influencia, pasaron temporadas más o menos prolongadas en esta fortaleza. A partir del siglo XVII, los protestantes fueron lanzados en masa a los calabozos, en donde un gran número de ellos pereció. Sin embargo, a los prisioneros de alto nivel social, la fortaleza les ofrecía unas condiciones de vida muy apreciables. El prisionero más célebre fue, sin duda, José Custodio Faria, a quien Alejandro Dumas hizo inmortal en su obra El Conde de Monte-Cristo. Tras recibir a los insurgentes de 1848 y a los comuneros de 1871, la fortaleza perdio su vocación de cárcel, y se abrió al público en 1890. En cuanto a Edmond Dantès, la crónica de If no ha guardado recuerdo. En cambio, el agujero que hizo en el muro de una de las celdas sigue siendo visible. El Castillo de If puede visitarse hoy, y recibe cada año más de 90,000 visitantes.

(Visited 43 times, 1 visits today)