El Salto del Tequendama es una importante atracción turística localizada a unos 30 kilómetros al suroeste de Bogotá, la capital de Colombia. Decenas de miles de turistas visitan la zona para admirar una caída de agua de 157 metros de altura y la naturaleza circundante, aunque algunos intrépidos hacen una parada en un lugar cercano, el abandonado Hotel del Salto.














El lujoso Hotel del Salto abrió sus puertas en 1928 para hospedar a los viajeros ricos que visitaban la zona del Salto del Tequendama. Situado justo enfrente de la cascada y en el borde del acantilado, proporcionaba una vista impresionante a sus huéspedes. Durante décadas siguientes, sin embargo, el río Bogotá fue contaminándose y los turistas fueron perdiendo su interés en el área. El hotel finalmente cerró en los años 90 y fue dejado abandonado desde entonces. El hecho de que muchas personas en el pasado eligieran ese lugar para cometer suicidio, ha hecho que otros crean que el hotel está encantado.