El Club Mediterranée, ubicado en la zona del Cap de Creus, en Cadaqués (Catalunya) fue, por superficie, el lugar abandonado más grande que he visitado (Esto lo escribe el autor del post original).

Apartado de cualquier núcleo urbano, se llegaba por una larga y estrecha carretera.

Nos constaba que había vigilancia, por lo que tuvimos que esquivar la entrada principal y colarnos por otra parte.

Desde ese punto pudimos observar lo que nos esperaba para el resto del día: toda una ciudad de vacaciones abandonada y bien conservada:

Y es que el Club Med era un concepto bastante diferente a las grandes ciudades de vacaciones que se han ido poniendo de moda en los últimos años.

Como has podido observar, no había vallas en todo el inmenso recinto. El motivo era para que diese la máxima apariencia de lugar natural, rodeado de naturaleza en toda su esplendor y con acceso a él desde cualquier punto del recinto.

Para entender todo esto te voy a explicar muy resumidamente la filosofía del Club Med.

Esta empresa francesa inició su actividad en 1950 y su propósito era hacer pequeños poblados turísticos vacacionales con el mayor contacto posible con la naturaleza.

Tal es así, que su primer poblado turístico (ubicado en la isla de Mallorca) fue construido con pequeñas chozas hechas de paja y sin luz, a primera línea de la playa. Posteriormente, en los siguientes poblados turísticos que se fueron construyendo (principalmente en zonas mediterráneas y luego a nivel mundial), las chozas fueron sustituidas por bungalows (habitaciones de obra y con instalación de luz) pero siempre con la misma peculiaridad: los baños y lavabos seguían siendo comunitarios.

Los recintos del Club Med, no sólo pretendían adaptarse al entorno natural sino que además eran construidos respetando también el parecido de la zona.

En el caso del Club Med del Cap de Creus (construido en 1962 y con 370 bungalows disponibles) los bungalows simulaban las casas de los pequeños pueblos de pescadores del litoral mediterráneo.

Uno de los bungalows visto desde dentro: eran tan pequeños que con mi cámara era imposible hacer una foto general. En cada bungalow había una cama de matrimonio, un mueble con diversas estanterías, un armario para colgar la ropa y una caja fuerte.

Te preguntarás como puede ser que un par de personas pudiesen hacer vida allí dentro. Más abajo te explicaré el porqué.

Esta pequeña edificación que ves a la derecha, era el aseo comunitario: allí estaban las picas para lavarse las manos, lavabos y duchas.

El recinto era tan grande que hasta estaba dividido en diversos barrios (por decirlo de alguna forma): el que te he mostrado ahora era uno de ellos.

Bajamos para la zona centro.

Esta era la zona centro:

Antes te he dejado con la duda de como un par de personas podían hacer vida en un bungalow tan pequeño como el que te he mostrado. El motivo es porqué, precisamente, en los bungalows no se hacía vida: solamente se iba a descansar y a dormir.

Todo ello era debido a que en la zona centro es donde se agrupaban todas las actividades de esta zona turistica:

En ese punto es donde se encontraba el restaurante

y la zona de discoteca y espectáculos.

El entorno era tan natural, que hasta parte de algunas rocas sobresalían de entre los ladrillos:

Disponía también de cine al aire libre:

La piscina:

Además de todo esto, el Club Med ponía a disposición de sus clientes diversas actividades lúdicas.

Los trabajadores también tenían su propio espacio: aquí vemos el comedor de los empleados:

En el año 1998 toda esa zona fue declarada parque natural, lo que significaba la cuenta atrás para el cierre definitivo del Club Med (el cuál ocupaba 200 hectáreas de las 14.000 que ocuparía el nuevo parque natural).

En 2004, aunque me consta que hubo algo de actividad, el Club Med del Cap de Creus dejó de constar en su catálogo de vacaciones.

En 2005, tras largas negociaciones y presiones por parte del Ministerio de medio ambiente, se cerró el acuerdo en el que el Club vendía todas las instalaciones (200 hectáreas) por 4´43 millones de euros.

En el año 2006 se empezó a derrumbar este poblado vacacional: la desmantelación se alargaría varios años debido a que cada derrumbe tenía que hacerse con el máximo cuidado para dañar lo menos posible el terreno, de gran valor ecológico. En 2010 se acabaron los trabajos de derrumbe.

Actualmente, con toda la zona ya desmantelada, en ese terreno, que aún tardarán largo tiempo hasta regenerarse, se han construido diversas rutas de senderismo para poder disfrutar del encantador entorno que ofrece el parque natural.

A continuación te dejo con diversas fotos que hice en 2007 para que puedas ver la magnitud de lo que fue este abandono (siempre vigilado), tal como digo yo, único en su especie.

La intensa humedad de la zona se comía rápidamente el color blanco en el que estaban pintadas las casas.

Cada casa tenía un nombre francés (recordando de donde era originario el Club Mediterranée).


Las pistas de tenis se encontraban al  lado de la zona centro.

Vuelta otra vez a la zona centro:

Dejamos atrás las instalaciones para dirigirnos al puerto: la única parte que falta por ver.

Desde lo alto de la montaña echamos la mirada atrás para ver la extensa zona que ocupaba el Club Med:

Seguimos avanzando hacia el puerto envueltos por un precioso paraje:

El restaurante del puerto:

y la vista al pequeño puerto y a la cala que son las únicas instalaciones que quedaron en pie: en este punto es donde se practicaban las actividades acuáticas como el kayak, buceo, etc.

Estas instalaciones se mantienen actualmente para que los pescadores puedan refugiar allí sus embarcaciones en caso de temporal.

Es lo único que queda de lo que fue este reino junto al mar.

El nombramiento de parque natural ha hecho que el lugar recupere lo que el hombre le había quitado antaño y que por fin podamos volver a ver kilómetros de litoral virgen.

 

Post tomado de una página muy chingona: http://www.lugares-abandonados.com/rep087.htm

(Visited 338 times, 1 visits today)

Related posts: